¿ Cuántos kilos puedo perder y en que tiempo con la dieta NTFY ?

La respuesta a esta pregunta depende en gran medida de tu complexión física. Por ello, lo primero que hacemos con todos los clientes que contratan nuestro catering dietético es llamarles para realizar un asesoramiento personalizado por parte de nuestra dietista-nutricionista

En esta primera llamada haremos un diagnóstico previo, anotando la edad, sexo, constitución (altura y peso) así como otros factores relevantes como la actividad física. Y por supuesto, los objetivos de adelgazamiento de la persona.

Ejemplo 1

Una persona con sobrepeso o que se encuentre en situación de obesidad puede llegar a perder 1,5 kg a la semana sin una dieta muy estricta, tan solo controlando que come sano y sin excesos. En este mismo supuesto, si además hace ejercicio físico, puede potenciar la pérdida de peso. Cuando tienes mucho exceso de peso, los primeros kilos son más fáciles de perder

Ejemplo 2

Una persona menuda que tiene apenas dos kilos de exceso de peso, y que ya hace ejercicio con regularidad por lo que no tiene previsto incrementar su actividad física, encontrará que pierde peso más lentamente. En este caso es raro que pierda más de medio kilo a la semana: en su caso existirá una bajada gradual de peso que se hará notar cuando pasen 2-3 meses.

¿Cuántos kilos podemos perder como máximo?

En líneas generales, a menos que te encuentres en situación de obesidad, no es saludable perder más de 500 – 600 gramos a la semana. Como máximo 1,5 kilos por semana.

De esta forma el cuerpo y el cerebro (que por supuesto también es clave a la hora de alimentarnos pues nos dice cuándo comer y cuándo parar) se acostumbran a la nueva composición corporal y no tratan de «corregir» la situación.

¿Cómo reacciona el cuerpo cuando empezamos una dieta? Cuando tu organismo detecta que se ha producido un descenso drástico de calorías y nutrientes, toma cartas en el asunto. En esta situación, nuestro metabolismo está preparado para funcionar «bajo mínimos» y recurre a las reservas que tiene a su disposición:

  • Agua. Muchas de las llamadas «dietas milagro» se basan en la pérdida de líquidos con consecuencias nocivas para la salud. Una pérdida del 2-4% del peso por deshidratación puede ocasionar fatiga crónica o incluso generar consecuencias a nivel cardiovascular y renal puesto que la sangre se espesa al perder agua. Esto puede ocasionar problemas de tensión, temperatura corporal, etc.
  • Músculo. La masa muscular es muy cara de mantener, por así decirlo, para nuestro metabolismo: las fibras de los músculos requieren gran cantidad de energía y nutrientes. Por ello, nuestro cuerpo cuando recibe menos calorías de forma repentina, sencillamente da de lado su mantenimiento para «ahorrar energía».
  • Grasa. El almacén de energía de nuestro organismo, donde se depositan todas las calorías «sobrantes», es decir aquellas que consumimos y no quemamos. Sin embargo, el cuerpo recurre a ella en último lugar y la mejor manera de «quemar grasas» es incrementar la actividad física.

El temido efecto rebote

¿Has oído hablar del metabolismo basal? Es la energía que nuestro cuerpo necesita para mantenerse en reposo. El metabolismo es más acelerado en personas jóvenes (por ejemplo los niños consumen más calorías «mientras duermen» que los ancianos) y también en aquellas personas que realizan más deporte.

Como decíamos antes, una de las primeras medidas que pone en práctica nuestro cuerpo es dejar de lado el mantenimiento de la musculatura, lo que a su vez disminuye el metabolismo basal.

Si en ese momento abandonamos la dieta, el cuerpo ya no la aprovechará para los músculos sino que almacenará esa energía extra en forma de grasas. En otras palabras, cambiamos músculo por grasa, perdiendo salud y alejándonos de nuestros objetivos pues un kilo de grasa no solo tiene más volumen sino que es mucho más difícil de perder.

La constancia es clave a la hora de realizar cualquier dieta, pues lo que queremos es comer más sano y perder de vista esos kilos que nos sobran, no estar cogiéndolos y soltándolos cada pocos meses.

Con el catering dietético de NTFY, el tiempo que tardarás en llegar a tu objetivo de peso depende de tus circunstancias personales, pero te garantizamos que lo harás sin pasar hambre, en un proceso vigilado por dietistas-nutricionistas cualificados y con todas las garantías para tu salud.