¿ Cómo organizar una dieta fitness ?

Un estilo de vida saludable se basa en dos pilares fundamentales: una alimentación sana y actividad física regular. No podemos entender una sin la otra, y ambas deben estar equilibradas entre sí.

Si practicas fitness en cualquiera de sus variantes, entonces tu dieta debe reflejarlo. Este término engloba gran variedad de actividades que comparten el objetivo común de buscar una buena forma física (to be fit, en inglés). Se trata de ejercicios principalmente aeróbicos combinados también con otros anaeróbicos.

Ejemplos de fitness son crossfit, zumba, aerobic, fitboxing, spinning, aerostep y un largo etcétera. Por lo general son muy exigentes a nivel muscular y las personas que los practican realizan un promedio de 2-4 sesiones por semana.

¿Qué diferencia la dieta fitness de una normal?

  • Ingesta calórica mayor respecto a personas que no realizan ejercicio.
  • Mayor necesidad de proteínas (aves, carne, pescado, huevo, lácteos, legumbres) para ganar o mantener la masa muscular.
  • Ingesta de hidratos de carbono (presentes en cereales, pan, harinas, patatas, legumbres, frutas, verduras) como fuente de energía para el entrenamiento.
  • Ingesta de grasas, priorizando grasas monoinsaturadas (aceite de oliva, aguacate, frutos secos) y poliinsaturadas (nueces, semillas, pescado azul).

Pautas alimenticias a tener en cuenta si haces fitness

  1. En las comidas anteriores al entrenamiento, evitar comidas pesadas para no retardar el vaciamiento gástrico más allá de las 2h.
  2. Durante el entrenamiento, beber agua para hidratarse.
  3. Si optas por bebidas isotónicas en lugar de agua, asegúrate de que la concentración de hidratos de carbono no supere el 7-8%.
  4. Esperar 1-2h antes de bañarnos en la piscina para evitar un shock termodiferencial, desencadenante del llamado reflejo de inmersión. Este fenómeno provoca una sobrecarga similar a lo que popularmente se conoce como «corte de digestión».
  5. En las 4h posteriores al entrenamiento, reponer las reservas de glucógeno de nuestros músculos ingiriendo hidratos de carbono con alto índice glucémico (por ejemplo leche desnatada, zumos o fruta madura).

Dieta Less Carb NTFY

En NTFY, nuestros nutricionistas han diseñado la dieta Less Carb, en la que se disminuye la presencia de carbohidratos en favor de proteínas y grasas saludables como el A. O. V. E. (aceite de oliva virgen extra) o los frutos secos (como por ejemplo nueces, almendras, pipas de calabaza o de girasol, etc.).

La ingesta de alimentos se distribuye en cinco comidas diarias, de forma que la persona puede atender las necesidades de energía antes y después del entrenamiento. La ingesta posterior al entrenamiento se realiza en forma de alimentos en lugar de a través de suplementos alimenticios, que es una opción menos recomendable.

A continuación, os damos un ejemplo de menú para un día entero en una dieta Less Carb:

Desayuno Hummus de berenjena asada con huevo cocido y pimientos frescos
Media mañana Melocotón
Comida Ternera en salsa con gnochis de espinacas
Merienda Crepes enrollados de espinacas con albahaca, tomates secos y feta
Cena Ensalada mix de lechugas y huevo con atún y pipas

¿Puedo adoptar la dieta fitness si no practico deporte?

La dieta fitness está recomendada para personas que realizan una muy intensa actividad física. El aporte extra de proteína les ayuda a regenerar tejidos musculares.

Si tu actividad física es moderada o baja, no es aconsejable que adoptes esta dieta. Tu organismo no será capaz de absorber el aporte extra de proteína, incrementando los niveles de ácido úrico, amoniaco y urea. Esto puede llegar a producir una sobrecarga en riñones e hígado, los órganos responsables de procesar estas sustancias.